Blog

Rosácea

fondo300x300-rosacea

La rosácea es una enfermedad inflamatoria que afecta a 16 millones de personas en EEUU.

Si bien es un problema de la piel que no pone en riesgo la vida de quien la padece, provoca una alteración muy importante en la calidad de vida de quien la tiene. Esto se debe a que puede provocar  vergüenza, aislamiento, depresión, ansiedad, baja autoestima, ansiedad.

Ademas, es un cuadro molesto, ya que ante situaciones de la vida cotidiana, como hacer ejercicio, entrar en un ambiente caliente, tener vergüenza ante alguna situación, la piel del rostro se pone muy roja, con sensación de ardor, calor, picazón, etc.

Las mujeres adultas jóvenes son la que con mas frecuencia padecen rosácea.

La piel con rosácea puede verse de distintas formas, según el estadío que el paciente presenteTambién puede haber compromiso de los ojos.

No se conoce aún completamente, cual es la causa de la aparición de esta patología. Se postulan cambios inflamatorios, predisposición genética, mayor colonización de distintos parásitos a nivel de la piel y desregulación en el sistema neurovascular e inmunológico.

Es más frecuente en mujeres jóvenes, pero puede aparecer en hombres y en niños (en estos últimos, acompañada más frecuentemente con afectación ocular).

Los desencadenantes son: exposición solar, calor, condimentos, ejercicio y la ingesta de alcohol.

Varios microorganismos están señalados como desencadenantes y perpetuadores de este cuadro: Demodex follicularum, Staphylococcus epidermidis, Bacillus oleronius y Helicobacter pylori.

Existen varios tratamientos locales que se pueden utilizar con éxito variable (ivermectina, metronidazol, ácido azelaico) y tratamientos via oral, también con fluctuaciones en los resultados. Se debe tener en cuenta la cronicidad del cuadro y la incidencia de recaídas frecuentes.

La luz pulsada intensa, es una opción novedosa muy útil para la rosácea eritematotelangiectasica.

Cualquier tratamiento que el dermatólogo instaure debe ir acompañado por algo muy importante: “informar al paciente que debe evitar los factores desencadenantes y que debe, siempre, utilizar protector solar”