Blog

Hemangiomas infantiles

fondo300x300-hemangioma

Los hemangiomas infantiles son los tumores vasculares BENIGNOS mas frecuentes de la infancia.

Tienen un tipo de crecimiento característico y particular que los hace únicos y reconocibles por el dermatólogo pediatra.

Los hemangiomas infantiles se caracterizan por no estar presentes al nacer, o presentar en la zona una mancha blanquecina, rosada o vasos sanguíneos muy sutiles.

A partir de la segunda o tercer semana de vida, estos tumores comienza a crecer y adoptan (en la mayoría de los casos) un color rojo frutilla muy intenso.

Esta etapa de crecimiento y proliferación tiene un pico entre los 3 a 5 meses de vida y luego se desacelera el crecimiento llegando al año de vida del bebé.

Luego del primer año de vida, aproximadamente, empieza el proceso de involución. Esto quiere decir, que empiezan a desaparecer. Este proceso es muy lento y puede durar hasta los 10 años de vida del niño.

A pesar de esta «involución» la piel queda con una cicatriz, que recuerda que ahí, estuvo el hemangioma.

El tamaño de la cicatriz dependerá del tamaño que tuvo el hemangioma.

Hemangiomas más pequeños, cicatrices mas sutiles y al revés.

Afortunadamente, la mayoría de estas lesiones de piel, solo requieren control frecuente con el dermatólogo.

Siempre existen excepciones.

Lesiones muy grandes o con localizaciones peligrosas requieren realizar tratamiento temprano y oportuno, para evitar secuelas y complicaciones.

Las localizaciones de alarma son: nariz, ojos, contorno de ojos, cuello, zona genital, labios, entre otras.

Estaos hemangiomas requieren de un control estricto por dermatología pediátrica para evaluar el tipo de tratamiento que necesitan.

No dejes de consultar.